Autor Tema: Águilas Rojas  (Leído 41793 veces)

Desconectado FreakForge

  • Engendro Forjador
  • Usuario Sr.
  • ****
  • Mensajes: 431
  • Actividad:
    0%
  • "In Nomine Ferrus"
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #30 en: 15 de Octubre de 2010, 19:02:20 »
¡Pero que bueno ese sargento!
La piel de Yaguar te quedo genial.

Hasta ahora no me sobran escudos... armas y "extras" si, pero escudos por ahora no.



Teniendo en cuenta que el Señor del Capítulo (Arnio Cael) es un Ultramarine "retirado", lo que construí con esa info es que realizó en algún momento de su servicio un acto tan molón (aun no se cual) que le llevó marcar su armadura con la pierna blanca.


¡Le pateo el culo a un Tiranido de enjambre  ;D !
01000101 01101100 00100000 01000101 01101101 01110000 01100101 01110010 01100001 01100100 01101111 01110010 00100000 01101101 01101001 01100101 01101110 01110100 01100101 00001101

Desconectado Lu

  • Usuario Héroe
  • *****
  • Mensajes: 1.216
  • Actividad:
    0%
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #31 en: 16 de Octubre de 2010, 02:34:44 »
Bueno, visto que el pueblo lo pide (en realidad, Suber), cuelgo algo del trasfondo de estos chicos...iré trayendo post viejunos de La Armada, no todos a la vez que es un coñazo...xD

Algunos conceptos han cambiado con el tiempo, en un inicio Ícaro, el mundo natal de los Águilas era un lugar más "pacífico". Ahora tienen un aire algo más salvaje. De todas formas, os cuelgo las cosas tal cual las fui escribiendo y ya algún día unificaré doctrina  :P


Águilas Rojas


Mundo Natal: Icaro
Capitulo sucesor de los Ultramarines. De reciente fundación, con semilla genética de los Ultramarines, establecido en el planeta Icaro, en la zona central del Ultima Segmentum. Creado para reforzar la zona por la creciente presencia tiránida.

Comandante: Arnio Cael, antiguo Ultramarine. Destacado veterano de las guerras tiránidas. Alcanzada la capitanía, se le encomendó la dirección del puesto en el mundo de Icaro, donde desde hace años existe una fortaleza destinada a albergar a los neofítos de los Águilas Rojas. En este momento, el contingente alcanzó el número necesario como para entrar en combate como fuerza efectiva.

Paradojicamente, sus primeras actuaciones no fueron contra la amenaza alienigena de los Tiranidos, sino en la 13ª Cruzada Negra. Defendieron junto a la Guardia Imperial el planeta-fábrica de Aronticus y su sistema, asediado por las fuerzas de los Guerreros de Hierro. Su bajo número no les permitió una participación más activa contra la Cruzada de  Abbadon, pero las noveles tropas lograron importantes victorias, relentizando el avance de los Marines del Caos en la zona que defendían. Su flota detuvo multitud de pecios cargados de mutantes y Guardia Traidora, que formaban el grueso de los ejercitos caóticos, cortando así refurzos que hubieran hecho caer zonas de mayor importancia.

De estas batallas, construyeron los Aguilas sus primeras gestas y heroes. El Capellán Cuauhtl, defensor de la Ciudad colmena de Aronticus Beta, dirigió con exito un ataque a las trincheras desde donde asediaban las tropas enemigas cuando el Cápitulo llegó al planeta. Se arrojó junto con un pequeño contingente con cápsulas de desembarco y descabezó el ejercito derrotando a su general en combate singular. Él y sus hombres tardaron dos semanas en limpiar por completo el sistema de trincheras, convirtiéndose en la pesadilla de los traidores. Cada Marine eliminó a decenas de enemigos, la gran mayoría Guardia Traidora. Los refuerzos de los Guerreros de Hierro llegaron para ver como la ciudad había roto el cerco y contaba ahora con una ferrea linea de defensa de Astartes. El Capellán Cuauhtl defendió la ciudad hasta que los Aguilas expulsaron al enemigo del planeta. Apenas quedaban bajo su mando un puñado de hombres de todos los que le acompañaban al principio de la campaña.

El hermano Iclan alcanzó también en esta campaña el rango de héroe entre las filas de los Aguilas Rojas al derrotar a un Gran Demonio convocado para acabar con los Marines Espaciales. Como resultado del combate y las heridas sufridas, el hermano Iclan tuvo el honor de convertirse en el primer Dreadnought del Capítulo, pasando a servir de esta manera en las filas de los Aguilas Rojas. Su juventud e impetu aun perviven, y lo llevan siempre a la zona de combate más cerrado.

Tácticas: Dado su bajo número, los Aguilas Rojas no se presentan en el campo de batalla tomando posiciones a pie, y suelen lanzarse sobre el enemigo, creando un gran caos y procurando eliminar rápidamente las mayores amenazas, ya sea generales, posiciones de tiro o apoyo pesado. En el caso de los Tiranidos, sus objetivos prioritarios son las llamadas criaturas sinápticas. Cuentan con numerosos especialistas en combate cuerpo a cuerpo entre sus filas, pero no descuidan su capacidad de disparo, necesaria para avanzar entre las hordas enemigas.
Los pocos estudiosos que han dedicado su atención a este joven Capítulo han considerado que el fiero caracter de los habitantes de Icaro, de donde recogen sus reclutas los Aguilas Rojas, se ha trasladado a sus filas, alejandolos en cierta medida de las enseñanzas del Codex Astartes.

Mundo Natal: Icaro es un paramo castigado por un sol demasiado cercano. Habitado por  tribus tecnobárbaras, el planeta cuenta con unos pocos asentamientos fijos, pequeñas ciudades donde se agrupa gran parte de la poblacion, conocidas como Sombras. Grandes placas solares se utilizan para recoger energia y además propiciar la sombra a los habitantes. Todo Icaro cuenta con campos de recogida de energía por placas solares, pero solo las Sombras son suficientemente grandes para albergar ciudades bajo ellas.
Los nómadas de Icaro se dedican al mantenimiento de las placas, en una serie de actos que recuerdan a una pseudo religión, vinculada con el Adeptus Mechanicus. No obstante, la población muestra una importante fe en el Emperador de la Humanidad, que los Aguilas Rojas se encargan de mantener en alto.
En ocasiones, la guerra estalla entre tribus, ya sea por el control de una Sombra o por el derecho al mantenimiento de una zona solar. La forma de combatir de los lugareños es cuanto menos curiosa, ya que no suele llegarse al combate directo, sino que las facciones implicadas eligen un campeón. Estos se arman con una suerte de retroreactores y se lanzan hacía arriba. El calor de atmosfera en este planeta es considerable, y esta gesta no está al alcance de todos. Gana el campeón que alcance mayor altura y, por ende, mayor temperatura. No son pocos los que se han visto quemados hasta la muerte al intentar vencer en uno de estos combates.
No es extraño, pues, que en la cultura del planeta se considera un símbolo de honor el portar quemaduras en rostro y brazos, hasta el punto de llegar a autoinfligirselas.

La fortaleza monasterio de los Aguilas Rojas se encuentra en una de las zonas de mayor simbolismo del planeta, el ecuador. Los marines suelen escoger jovenes virtuosos y fuertes para sus filas, a los que someten a duras pruebas rituales, entre ellas, el Gran Ascenso, que consiste en una subida vertical hasta cierta altura, a cuyo calor pocos sobreviven. Por ello, la gran mayoria de los Aguilas Rojas muestran terribles cicatrices. De esta forma, no solo logran el respeto entre ellos, sino que alcanzan gran categoria entre los lugareños.
Yaotl Joren, Hermano Capitán de una de las Compañías del Capítulo, ostenta el record de altitud de todo el planeta. Su rostro quedó tan dañado que perdió la visión del ojo izquierdo, la nariz y los labios. Cualquiera trataria de esconder tan terrible deformidad, pero el Capitán Joren la luce con orgullo dentro y fuera del campo de batalla.
La gran mayoria de los Astartes que componen el Capítulo son nativos del propio Icaro, salvo el Señor Arnio Cael y su escuadra de mando, provinientes de las filas de los Ultramarines. Se distinguen de sus hermanos icarianos por una pequeña omega invertida que adorna la heráldica personal de Cael.


De aquí probablemente cambiaría algunas cosas...tengo que mirar fechas y demás para que me cuadre todo bien, por ejemplo. Y ya os digo que hay detalles que aquí salen de una manera y "actualmente" los tengo concebidos de otra.
Para la próxima actualización del post si eso pondré alguna otra cosita.
¡Saludos!
Caerá el sol, pero Él seguirá vigilando nuestros pasos en la noche. No desfallezcais por no sentir su mirada, por que siempre está con nostros. Él es el Sol-Emperador y su grandeza inunda el firmamento, las estrellas son sus hijas y nosotros sus guerreros.
http://icador.blogspot.com.es/

Desconectado Suber

  • Jugador Viejoestilo
  • Moderador
    Adeptvs Mechanicvs
  • *****
  • Mensajes: 8.718
  • Actividad:
    0%
  • Dinosaurio del Warhammer
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #32 en: 16 de Octubre de 2010, 13:17:15 »
¡Qué bien! ¡Soy la voz del pueblo! ¡Soy la voz de los que no tienen voz! ;D No sé, me he sentido de repente como Robin Hood o algo así, mola. :P
Me gusta lo que tienes planteado de trasfondo; la fundación de un Capítulo nuevo es una cosa de la que nunca se ha escrito nada y que creo que da muchísimo juego. Sigue poniendo cosas, sigue, que tiene buena pinta. :)

Desconectado Lu

  • Usuario Héroe
  • *****
  • Mensajes: 1.216
  • Actividad:
    0%
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #33 en: 16 de Octubre de 2010, 14:56:35 »
¡Qué bien! ¡Soy la voz del pueblo! ¡Soy la voz de los que no tienen voz! ;D No sé, me he sentido de repente como Robin Hood o algo así, mola. :P
Me gusta lo que tienes planteado de trasfondo; la fundación de un Capítulo nuevo es una cosa de la que nunca se ha escrito nada y que creo que da muchísimo juego. Sigue poniendo cosas, sigue, que tiene buena pinta. :)

En realidad a eso le he dado un poco la vuelta, tras informarme indirectamente en fuentes tipo relatos y libros, me he percatado que realmente que un Capítulo nazca de 0 es algo que no se da mucho. Se suelen usar restos de Capítulos que han sido machacados hasta el punto de no poder recuperarse como fuerza de combate activa e independiente.
Por lo que realmente, el inicio del Capítulo se forma con neofitos de Icaro y gente de otros lugares. Esto lleva en general a que la mayoria de mandos y veteranos sea "extraicariense", como el propio Señor del Capítulo.
Siempre hay excepciones, ahí arriba hay un capitán icariense, y por experiencia te digo que hay otro, el de la 5ª Compañía, que tiene su propia "historia".
Caerá el sol, pero Él seguirá vigilando nuestros pasos en la noche. No desfallezcais por no sentir su mirada, por que siempre está con nostros. Él es el Sol-Emperador y su grandeza inunda el firmamento, las estrellas son sus hijas y nosotros sus guerreros.
http://icador.blogspot.com.es/

Desconectado Lu

  • Usuario Héroe
  • *****
  • Mensajes: 1.216
  • Actividad:
    0%
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #34 en: 17 de Octubre de 2010, 02:16:58 »
A falta de peanas, brazos y pinceladas de repaso (y de luz...sigo sin flexo), la siguiente hornada:


Y otro poco del trasfondo:



Quinta Compañía de Águilas Rojas


La Quinta Compañía de este joven capítulo es la que más honores de batalla ha ganado desde su fundación hace menos de un siglo.

Pese a que muchos de los efectivos del Capítulo están formados por soldados provenientes de otras fuerzas de Marines Espaciales (sobretodo, de los ya desaparecidos Guardianes Carmesíes), la Quinta Compañía cuenta con el mayor porcentaje de Icarienses de todo el capítulo, empezando por su capitán, Ceyaotl  Auhtli, el primero en lograr estos galones.

La Quinta es una Compañía de disciplina más relajada que las demás. Pese al gran respeto que sienten todos los Icarienses por sus compañeros de armas de otros lugares, sus orígenes tecnobárbaros los han moldeado a lo largo de su infancia de forma diferente, y han trasladado esa forma de entender la vida al Capítulo.
En la Quinta es donde esto es más evidente, mostrando simbología tribal y un orden que cada vez más difiere del Codex Astartes. Pese a su origen ultramarine, el Señor del Capítulo no ha reprendido este comportamiento aunque en más de una ocasión haya tenido motivos para hacerlo, ya que considera que los Águilas Rojas y los Icarienses deben encontrar su propio camino en el arte de la guerra.
De hecho, Cael toma la Quinta Compañía como modelo de lo que se convertirá el Capítulo en la medida que la cultura del planeta de origen donde se asienta absorba el fenómeno de los Marines Espaciales.

Por ahora, los Icarienses han demostrado ser una fuerza letal en combate, como otros tantos compañeros Marines Espaciales, así que no hay nada reprochable en su comportamiento.

En la campaña de recuperación de Argentian IV, fue la Quinta Compañía la que se encargo de liberar la capital del mundo, librándose uno de los combates más épicos que han quedado recogidos en las salas de la Fortaleza Monasterio de Ícador.

Fue allí donde el Sargento  Ceyaotl  Auhtli y su escuadra de asalto se encontraron frente a frente con el Señor de la Guerra de la hueste del Caos que asolaba ese planeta, el Príncipe Demonio Deyk'non el Descuartizador. Era el mediodía de una larga mañana de asedio sobre la ciudad colmena. En aquel momento, el demonio batía unas poderosas alas membranosas que parecían nacer directamente de lo que antaño fuera una servoarmadura y se elevaba en los cielos. Sus gritos de guerra y órdenes resonaban por todo el campo de batalla como si llevara un amplificador acoplado.
Auhtli no dudó un segundo viendo en aquella oportunidad una señal del Emperador, ya que en Ícaro los combates rituales aéreos son toda una tradición y él, pese a la temprana edad a la que había abandonado su tribu, había sido un campeón, alcanzando grandes alturas en el ardiente cielo de su planeta natal y descuartizando enemigos de mayor edad y experiencia.
De esta manera, con una espada de energía en una mano y una pistola de plasma en la otra fue al encuentro de Deyk'non. Cuando el Príncipe Demonio se percató de su presencia, soltó una enfermiza risotada y se preparó para encarar el asalto. Pero el Sargento Auhtli rechazó este primero contacto y se elevó en los cielos de Argentian IV como si fueran los cielos de Ícaro, buscando el sol del planeta, lo encaró y se dirigió hacía él unos metros por encima de Deyk'non. Con un grito de rabia, el demonio fue en su persecución, con el motor de su enorme hacha sierra rugiendo.
De la luz solar que le cegaba, como si de una lanza enviada por el mismo Emperador se tratara, una bola de plasma  pulverizó el ala derecha de Deyk'non, dejando en el aire un olor a carne quemada. El olor del buen combate icariense.
Ceyaotl Auhtli se lanzó desde los cielos con el motor apagado tras el disparo de plasma. Arrojó el arma y cogió su espada con las dos manos. Siempre con el sol a sus espaldas para cegar al enemigo buscó los ojos del demonio. Entrecerrados por la luz solar, parecían buscarle. Ya cuando estaba a un suspiro de su enemigo percibió un destello de reconocimiento. Le había encontrado. En ese momento, Auhtli encendió el motor de sus retroreactores, impulsado su cuerpo y su golpe sobre el enemigo alado, convirtiendo el tiempo  que los separaba en una fracción de segundo.
De un solo tajo, la cabeza y el ala izquierda del demonio se separaron de su cuerpo, sin que este pudiera llegar a realizar un movimiento defensivo. Tal era la forma de combatir en Ícaro. El descenso del águila.

A los pocos meses y tras haber limpiado por completo Argentian IV de la mancha del Caos que la asolaba, la Quinta Compañía regresó a Ícaro con un un nuevo Capitán y una cabeza de Príncipe Demonio, recuperada de entre los restos del combate para la sala de trofeos de Ícador.



Este relato, base de la Compañía que se supone algún día (quizás) me dé por terminar, cambia un poco el trasfondo original del Capitulo. Para empezar, da una visión del ritualismo del combate aéreo mucho más salvaje que la que relaté en sus orígenes. Me parece más adecuado que el tema no sólo sea una lucha de altura, sino que sea un combate EN altura, donde quién más alto llega goza de una mayor ventaja frente al contrincante, cuestión en Ícaro que implica un gran riesgo físico debido a las altas temperaturas atmosféricas.

También podéis ver que la Fortaleza Monasterio del Capítulo ya tiene nombre: Ícador. No es muy original, lo sé, pero me gusta como suena.

Otro detalle es la inclusión de ?marines externos?. Una labor de investigación indirecta (lectura de novelas, codex y demás material), me llevó a saber que un nuevo Capítulo es complicado y poco práctico que nazca de cero, siendo habitual que se recojan los despojos de otros contingentes que han sufrido bajas mas allá de lo aceptable. Así, de esta manera, los Águilas Rojas actualmente cuentan entre sus filas con oficiales, marines tácticos, veteranos, etc, que provienen de fuerzas astartes que quedaron diezmadas en algún momento de su historia, hasta el punto que motivaron su disolución.
De hecho, la idea es que los icarienses sean, en el momento ?actual?, una relativa  minoría en el Capítulo al que su planeta da cobijo.

La Quinta Compañía es la excepción, se indica claramente que esta compuesta en su mayoría por Marines nativos del propio Ícaro. Esto se debe a que dicha Compañía ha sido de las más duramente castigadas en el poco tiempo que lleva activo el Capítulo. La propia campaña de Argentian IV es un claro ejemplo de esto. No solo trajo laureles de victoria para los supervivientes, sino que se quedaron muchos buenos hermanos de batalla en el planeta, incluido el Capitán Lerian Holtari y su escuadra de mando, lo que propició el ascenso de  Auhtli al puesto, pasando a dirigir la Compañía.

No es que no existan Marines de procedencia extraicariense en la Quinta, pero su presencia es menos reseñable que en otras Compañías de Batalla, lo que ha propiciado que sea la Compañía que más claramente demuestra los aspectos culturales de Ícaro.

Destacable, por ejemplo, es la forma en la que se elije al Campeón de la Compañía: Mediante una serie de combates rituales, semejantes a los que se celebran en los cielos de Ícaro, los Marines se enfrentan, en los periodos entre batalla y batalla, para ganar dicho honor, compitiendo en altura y destreza en el combate aéreo. Similar a la esgrima, se lucha con armas embotadas y gana el que inflige un daño potencialmente mortal a su contrincante. A veces, un Marine ha realizado hazañas tan heroicas en la batalla que ningún hermano desea enfrentarse a él por el honor de Campeón, aunque este hecho ocurre en muy contadas ocasiones.



Para la próxima, un relatillo...
Caerá el sol, pero Él seguirá vigilando nuestros pasos en la noche. No desfallezcais por no sentir su mirada, por que siempre está con nostros. Él es el Sol-Emperador y su grandeza inunda el firmamento, las estrellas son sus hijas y nosotros sus guerreros.
http://icador.blogspot.com.es/

Desconectado Lord Borjado

  • Miembro de la H.J.T.A.
  • Usuario Héroe
  • *****
  • Mensajes: 2.048
  • Actividad:
    0%
    • Club Mentes Hexagonadas
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #35 en: 17 de Octubre de 2010, 07:07:04 »
Me ha gustado mucho, la verdad, por lo riguroso y bien narrado que está. Explorar el tema de los orígenes de un capítulo es de lo más interesante, precisamente por lo poco desarrollado que está el tema en el trasfondo.

Lo único que me chirría (como aporte constructivo, eh?) es que conserven la cabeza del príncipe demonio: si no me equivoco, las criaturas de la disformidad desaparecen al romperse el vínculo que los une al plano físico, y no queda mucho más que un resto de inmundicia.

Con los demonios "puros" ocurre así, me queda la duda de si ocurre igual con un príncipe demonio, que está creado a partir de una materia original distinta  :P
¿Qué es la Paz?: la excusa del débil, el argumento del traidor.

http://portbelisario.blogspot.com/

Desconectado Lu

  • Usuario Héroe
  • *****
  • Mensajes: 1.216
  • Actividad:
    0%
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #36 en: 17 de Octubre de 2010, 11:56:32 »
Hay miniaturas de la gama de workshop que cuentan con cabezas demoniacas (sin cuerpo, se entiende), por lo que aplico el principio de quien puede lo más, puede lo menos:

:P
« última modificación: 17 de Octubre de 2010, 13:01:53 por Lu »
Caerá el sol, pero Él seguirá vigilando nuestros pasos en la noche. No desfallezcais por no sentir su mirada, por que siempre está con nostros. Él es el Sol-Emperador y su grandeza inunda el firmamento, las estrellas son sus hijas y nosotros sus guerreros.
http://icador.blogspot.com.es/

Desconectado Gonfrask

  • Señor Lobo de una Compañia Perdida más
  • Moderador
    Adeptvs Mechanicvs
  • *****
  • Mensajes: 13.327
  • Actividad:
    14.67%
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #37 en: 17 de Octubre de 2010, 12:45:52 »
Lo único que me chirría (como aporte constructivo, eh?) es que conserven la cabeza del príncipe demonio: si no me equivoco, las criaturas de la disformidad desaparecen al romperse el vínculo que los une al plano físico, y no queda mucho más que un resto de inmundicia.

Kor´Sarro tambien tiene una coleccion de cabezas de principe demonios XD. Destruyes su cuerpo fisico, pero su esencia vuelve a la disformidad
No puedes esconderte, huelo tu corrupcion
La Forja de Gonfrask (Blog)

Desconectado Suber

  • Jugador Viejoestilo
  • Moderador
    Adeptvs Mechanicvs
  • *****
  • Mensajes: 8.718
  • Actividad:
    0%
  • Dinosaurio del Warhammer
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #38 en: 17 de Octubre de 2010, 14:01:39 »
¿Y los chavales de la Inquisición cómo llevan eso de que un Capítulo tenga en su propia casa, no ya un artefacto herético, sino la misma esencia del Caos? ;D

Desconectado Lu

  • Usuario Héroe
  • *****
  • Mensajes: 1.216
  • Actividad:
    0%
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #39 en: 17 de Octubre de 2010, 14:03:05 »
¿Y los chavales de la Inquisición cómo llevan eso de que un Capítulo tenga en su propia casa, no ya un artefacto herético, sino la misma esencia del Caos? ;D
¿Desde cuando la Inquisición conoce todo lo que se cuece en una Fortaleza Monasterio?  ::)
Caerá el sol, pero Él seguirá vigilando nuestros pasos en la noche. No desfallezcais por no sentir su mirada, por que siempre está con nostros. Él es el Sol-Emperador y su grandeza inunda el firmamento, las estrellas son sus hijas y nosotros sus guerreros.
http://icador.blogspot.com.es/

Desconectado Gonfrask

  • Señor Lobo de una Compañia Perdida más
  • Moderador
    Adeptvs Mechanicvs
  • *****
  • Mensajes: 13.327
  • Actividad:
    14.67%
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #40 en: 17 de Octubre de 2010, 15:20:51 »
¿Y los chavales de la Inquisición cómo llevan eso de que un Capítulo tenga en su propia casa, no ya un artefacto herético, sino la misma esencia del Caos? ;D

Me repito, el craneo bañado en plata del principe demonio... ;)
No puedes esconderte, huelo tu corrupcion
La Forja de Gonfrask (Blog)

Desconectado sikario666

  • Usuario Completo
  • ***
  • Mensajes: 216
  • Actividad:
    0%
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #41 en: 17 de Octubre de 2010, 15:32:18 »
te as ganao que uno de ellos forme filas en mis guerreros de hierro ;Dmuyy buen trabajo

Desconectado Lu

  • Usuario Héroe
  • *****
  • Mensajes: 1.216
  • Actividad:
    0%
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #42 en: 17 de Octubre de 2010, 16:24:27 »
te as ganao que uno de ellos forme filas en mis guerreros de hierro ;Dmuyy buen trabajo
Mmm...Voy a necesitar información adicional pa entender eso... ???
xD
Caerá el sol, pero Él seguirá vigilando nuestros pasos en la noche. No desfallezcais por no sentir su mirada, por que siempre está con nostros. Él es el Sol-Emperador y su grandeza inunda el firmamento, las estrellas son sus hijas y nosotros sus guerreros.
http://icador.blogspot.com.es/

Desconectado sikario666

  • Usuario Completo
  • ***
  • Mensajes: 216
  • Actividad:
    0%
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #43 en: 17 de Octubre de 2010, 16:26:43 »
 ;) ya lo veras cundo lo pinte  ;D

Desconectado Lu

  • Usuario Héroe
  • *****
  • Mensajes: 1.216
  • Actividad:
    0%
Re: Águilas Rojas
« Respuesta #44 en: 17 de Octubre de 2010, 16:31:44 »
;) ya lo veras cundo lo pinte  ;D
Estaré pendiente pues  :)
Caerá el sol, pero Él seguirá vigilando nuestros pasos en la noche. No desfallezcais por no sentir su mirada, por que siempre está con nostros. Él es el Sol-Emperador y su grandeza inunda el firmamento, las estrellas son sus hijas y nosotros sus guerreros.
http://icador.blogspot.com.es/